Pacientes

Salvan la vida la vida de un paciente con una rotura cardiaca de 5 centímetros a consecuencia de un accidente de tráfico

Profesionales del Hospital Regional Universitario de Málaga han salvado la vida a un paciente con una rotura cardiaca de gravedad a consecuencia de un accidente de tráfico.

El paciente, de 73 años, llegó en estado crítico al Hospital General tras sufrir un grave accidente de tráfico donde, tras una primera atención por los profesionales del servicio de Urgencias en colaboración con Radiología y Cardiología, fue estabilizado. Tras confirmarse la existencia de un gran orificio de 5 centímetros en la pared derecha del corazón, fue trasladado a la Unidad de Cardiacos Agudos de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) muy inestable, en situación muy crítica, con altas probabilidades de no superar la situación o quedar con graves secuelas.

Tras la estabilización hemodinámica, los profesionales de la UCI comprobaron, mediante la realización de una nueva ecocardiografia transesofágica, que la rotura cardiaca no estaba contenida y que su vida corría peligro inminente, motivo por el que fue trasladado de manera urgente a quirófano.

El cirujano cardiovascular José Francisco Valderrama explica que la situación era aún más critica porque el paciente había sido sometido a una cirugía previa en la que se le había extirpado el pericardio, la membrana que rodea al corazón para protegerlo. La ausencia de esta estructura hace que la cirugía sea más compleja si cabe, ya que el corazón se encuentra en íntimo contacto con la pared posterior del esternón y adherido firmemente a las estructuras adyacentes, lo que eleva el riesgo de una complicación grave durante el inicio de la operación.

De este modo, el equipo, compuesto por dos cirujanos cardiovasculares, un residente de esta especialidad, un anestesista, tres enfermeras, una TCAE y un perfusionista, trabajaron con la prioridad de conectar de forma inmediata al paciente a una máquina corazón-pulmón o bomba de cirugía extracorpórea (CEC). Gracias a este primer paso, indispensable para la cirugía, los cirujanos lograron vaciar el corazón de sangre antes de abrir el esternón, evitando que el paciente falleciera por exanguinación. «Tras despegar las adherencias de una cirugía previa, localizamos el defecto cardiaco y conseguimos repararlo suturando un parche de pericardio bovino a las paredes del ventrículo», según el Dr. Valderrama.

Así, el cirujano cardiovascular relata que esto se hizo con el corazón latiendo y sobre una pared ventricular extremadamente frágil. «Finalmente, tras realizar una correcta hemostasia, se desconectó al paciente de la máquina de circulación extracorpórea y se cerró el tórax. Cuando terminó la cirugía los celadores junto al resto del equipo médico y de enfermería, trasladaron al paciente a la UCI donde continuó su recuperación tras la cirugía», señala el vicepresidente de la SACCV.

Un caso único 

No existen referencias de un caso similar a nivel mundial, únicamente otro caso con una evolución semejante por caída desde gran altura en 2016 en Galveston (Texas, EEUU).

La rotura de una de las cavidades del corazón se puede producir por varios motivos. La mayoría de las ocasiones por un accidente de tráfico, que es lo más frecuente. Pero también puede llegar por un infarto de miocardio o una miocarditis aguda. Los casos de supervivencia en pacientes en los que se produce un orificio de gran tamaño en la pared de un ventrículo son aislados. Si se añade una cirugía previa, se trata de un caso pionero.

«Lo habitual en estos casos es que el paciente no llegue vivo al hospital y, cuando lo hace, la tasa de mortalidad es altísima. Tras realizar una amplia búsqueda en los principales recursos disponibles, no tenemos conocimiento de que una rotura ventricular traumática de este calibre en un paciente sin pericardio por cirugía previa se haya resuelto satisfactoriamente en nuestro medio, lo cual no quiere decir que no haya ocurrido, sino que no ha sido publicado en revistas científicas; de hecho, el caso ya ha sido aceptado para su presentación en el próximo congreso nacional de la especialidad», agrega José Francisco Valderrama.